EN EL 80 ANIVERSARIO DEL BOMBARDEO DE CABRA, por Julio R. Fernández García