ESPEJO, 1936.

Publicado: 31/08/2016

La sublevación.

El 18 de julio de 1936 la fuerza de la Guardia Civil del puesto de Espejo, cumpliendo órdenes recibidas por teléfono desde la Comandancia de Córdoba, marchó a la capital junto con las otras fuerzas que formaban la línea . Al presentarse en Córdoba recibieron órdenes de dejar a sus familias en la ciudad y regresar a Espejo, desde donde habían llegado noticias de haber sido tiroteado un automóvil.

Los guardias llegaron a Espejo sobre las 3 horas del día 19. En su ausencia, los elementos de izquierdas se habían adueñado del pueblo y detenido a los derechistas más destacados. Al llegar los guardias encontraron la carretera obstruida con piedras, hierros y carros. Tras retirar estos obstáculos la fuerza continuó hacia el pueblo, y al llegar a un establecimiento llamado “El Cafetín” fue hostilizada con fuego de rifles y pistolas ametralladoras. La fuerza repelió la agresión ocasionado dos bajas a los agresores y capturando diez prisioneros. La Guardia Civil se hizo finalmente con el control del pueblo, liberó a los derechistas detenidos y se incautó del Ayuntamiento. En relación a las bajas habidas en este tiroteo hay que destacar que un joven espejeño, Rafael López Lucena, jornalero de 15 años, fue conducido a Córdoba e ingresado en el Hospital de Agudos donde falleció el día 21 a consecuencia de las heridas .

Esa misma mañana del 19 de julio se recibió una llamada del secretario del Ayuntamiento de Castro del Río solicitando ayuda urgente. El alférez Prieto salió inmediatamente para Castro con la dotación de aquel puesto, la de Nueva Carteya y cinco guardias del puesto de Espejo. En esta población quedó el cabo Manuel León Muñoz con cinco guardias y quince paisanos de derechas. Los guardias patrullaron por el pueblo sin consentir la formación de grupos.

Ver artículo completo


© 2014 - La Guerra Civil en Córdoba - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Viactiva